¿Qué es la globalización?

| |

La globalización es el proceso que consiste en el aumento de las relaciones entre los países a partir de la disminución de sus distancias. Estas relaciones son principalmente económicas, pero también sociales, culturales o políticas.

Para comprender lo que es la globalización, es necesario saber cómo se produjo. El origen de este fenómeno ocurrió en el siglo XV, en el período mercantilista. Las naciones europeas comenzaron a hacer largos viajes en barco buscando nuevas tierras y riquezas.

Con el surgimiento de las colonias de explotación en África y Asia, comenzaron las corrientes de mano de obra y bienes entre los países y las colonias e, inevitablemente, también se produjeron intercambios culturales.

Luego, durante la Revolución Industrial en el siglo XVIII, la Globalización se expandió. Estos cambios se intensificaron a finales del siglo XX, después de la Segunda Guerra Mundial, ya que fue allí donde el neoliberalismo cobró fuerza y aceleró el proceso de globalización económica.

Surgieron más puentes entre los negocios y las inversiones de una nación a otra. Así pues, los mercados de diferentes países interactúan y las industrias de un país se instalan en otros países.

Con el avance de la tecnología, especialmente de los sistemas de comunicación e informáticos, y la llegada del Internet, la globalización es cada vez más intensa. La integración económica y cultural entre los países se ha hecho aún mayor.

Etapas de la globalización

Para facilitar la comprensión, la globalización puede dividirse en cuatro fases:

  • 1a fase (siglos XV – XVIII): Gran navegación y descubrimientos marítimos – Revolución industrial.
  • 2ª fase (siglos XVIII a XX): Revolución Industrial – 2ª Guerra Mundial: expansión del capitalismo.
  • 3ª fase (finales del siglo XX): 2ª Guerra Mundial – caída del Muro de Berlín, fin de la Unión Soviética y del régimen socialista, Guerra Fría.
  • 4ª fase (siglo XXI): Nuevo Orden Mundial: dominio del capitalismo en el mundo.

Características de la globalización

Ahora que sabes lo que es, vamos a entender cuáles son las principales características de la globalización.

La característica más importante de la globalización es la aparición de empresas transnacionales. Se trata de empresas que tienen su sede en un país desarrollado y operan con sucursales en países en desarrollo o subdesarrollados.

Así pues, las empresas transnacionales amplían su mercado de consumo. También se benefician de la mano de obra barata, la exención de impuestos, las donaciones de tierras y otros incentivos ofrecidos por los gobiernos de los países.

Otra característica sorprendente de la globalización es la interferencia en los aspectos culturales de una sociedad. Ciertos hábitos que son inusuales para un país determinado se vuelven normales, como se aprenden a través de la televisión e Internet.

Estos hábitos pueden ser la comida, como lo demuestran las redes mundiales de comida rápida. También pueden ser de consumo de moda, con la actualización de los escaparates de los grandes almacenes con la misma ropa en todo el mundo.

Las principales características de la globalización:

  • Aumento de las relaciones económicas entre los países.
  • Aumento de la producción y el consumo de bienes y servicios mundiales.
  • La información se difundió instantáneamente.
  • Surgimiento de empresas multinacionales y transnacionales.
  • Surgimiento de bloques económicos y reducción de las barreras comerciales.
  • Los avances tecnológicos y los medios de comunicación.
  • Economía informal.

Puntos positivos y negativos de la globalización

La globalización es una realidad que sólo tiende a aumentar. Pero, como cualquier otro proceso, también tiene sus puntos positivos y negativos.

Puntos negativos de la globalización

Es posible que los países en desarrollo tengan que competir mucho con las industrias de los países desarrollados. Es posible que las nuevas industrias tengan que hacer frente a costos de producción más elevados que las industrias avanzadas, que ya tienen más experiencia en el mercado.

En las economías pequeñas, las marcas multinacionales pueden obligar a los comerciantes del país, disminuyendo la diversidad cultural y la valorización de los productos nacionales.

También podemos destacar:

  • Concentración de la riqueza: la mayor parte de los beneficios de las empresas transnacionales se encuentran en los países desarrollados;
  • Aumento del desempleo: La globalización y la revolución tecnológica y científica han provocado la automatización de la producción, es decir, robots y máquinas que realizan el trabajo que antes realizaban los humanos;
  • Perdida de las costumbres culturales;
  • Explotación de materias primas y mano de obra barata.

Puntos positivos de la globalización

Los beneficios de la globalización también están relacionados con el libre comercio. La globalización permite a la población tener más opciones de productos en el mercado.

Además, cuando hay una mayor apertura comercial, es decir, cuando las empresas de diferentes países son libres de comerciar, los precios tienden a bajar. Otros puntos:

  • Luchando contra la inflación.
  • Mayor acceso de los consumidores a productos importados mejores y más baratos, así como a productos nacionales.
  • Inversiones extranjeras en otros países.
  • Desarrollo tecnológico.
  • Posibilidad de intercambiar culturas y costumbres (por ejemplo, la cocina), enriqueciendo los conocimientos sobre otros países.
  • Mejora de la relación entre los países.
Anterior

¿Qué es un modelo econométrico?

El proceso administrativo y sus etapas

Siguiente